Un café con Ilse Gradwohl





CUANDO PINTO ESTOY PINTANDO EL SENTIMIENTO MÁS BIEN, NO ES LA FIGURA EN SI, NI EL CONTORNO; SINO LO QUE ME CONECTA CON EL MUNDO Y ESO SE TRANSFORMA EN MI CASO SIEMPRE EN UNA ESPECIE DE PAISAJE MUY MÍO… ILSE GRADWOHL

Por Anitzel Díaz

La obra de Ilse Gradwohl invita al silencio. Lo que se percibe como color es línea, textura, matiz, transparencia.

Esta entrevista es una ventana a los viajes, lecturas y sentimientos de la artista nacida en Austria, en 1943 y establecida en México desde 1973. Su estudio es un gran cubo de luz, blanco con una jacaranda que se asoma en cada rincón.


“Quiero cortar la jacaranda, me ha dado sombra pero la quiero, es el verde atrás del blanco, cuando no el morado”. Nos recibe en su estudio con un cafecito, como dice ella, y nos cuenta un poco de su último proyecto.

Un grupo de gestión cultural llamado Grupo Tequio “debería estar pintando pero ahí ando metiéndome en todo tipo de cosa. Me gusta la idea de trabajar para la comunidad”.

El grupo ha logrado el rescate de la llamada Casa del Virrey Mendoza en el Centro Historico de Tlalpan. Ahí se organizan talleres, exposiciones y en diciembre se inaugura la biblioteca.

El oficio de pintar puede ser solitario. Sí… pero me gusta esa soledad. Así escucho mejor mis ideas.

¿Qué te invita a entrar al estudio? La tela blanca, ya con eso. Luego le echo toda la pintura que me sobra de otro cuadro y de ahí empiezo a trabajar. Después, voy a ver que hay abajo de esa pintura, siempre hay sorpresas.

Cuando empiezas un cuadro ¿tienes ya una idea de lo que vas a pintar? Tengo ideas porque me inspiro mucho en viajes, en espacios grandes. Es decir; no se sí trasmito eso, pero para mí el espacio es algo muy importante.

Entonces tengo ideas pero la verdad trato de no tener muy fina, muy clara la idea. Pinto lo que pienso, tons siento que siempre encuentro que la imagen interior y la imagen exterior que va a ser el cuadro son tan distintas en mi caso… Hay gente que tiene en la mente ideas más claras …Si dejo abierto el asunto es como dejar trabajar; dejo que haya un accidente, lo integro y me gusta y pues 
así es mejor…