Sobre El beso de Rodin vuela la sombra de Claudel



Eclipsada por el genio de Rodin en vida -fue su musa, compañera, amante- la llegó a considerar su igual hasta que el escultor concibió que pudiera llegar a ser mejor que él. Muchas de sus obras pueden confundirse.


La historia de Camille Claudel fue la primera que leí que me introdujo al mundo de los artistas femeninos. Las artistas. Me abrió los ojos del precio que muchas tuvieron que pagar para poder ser quien eran. Soledad, desamor, robo, locura. Vidas enterradas por hombres. Por los que decidieron amar y por los que estaban cerca. La envidia e incomprensión de las mujeres alrededor. La pregunta que me hago a menudo ¿valió la pena? Miro El Vals, es absoluta poesía en piedra. Es simplemente belleza. Sublime y pienso quizá algo valió la pena.

Le Gran Vals, Camille Claudel |

Camille Claudel, la biografía escrita por Anne Delbeé lo encontré en el fondo de un remate universitario. Fue hace más de 20 años pero todavía cierro los ojos y lo veo ahí apartado y solo. Ese libro y la historia que contenía marcó de alguna manera la búsqueda que ha guiado mi escritura. Al leer la historia de una pequeña escultora francesa que se perdía en la piedra, que la modelaba, cincel en mano, hasta crear expresiones tan conmovedoras como la de Clotho.

Camille Claudel (1864-1943) Clotho

La suya es una historia de perseverancia y amor al arte. Lo dejó todo por ser artista incluso, dicen algunos que hasta la cordura. 30 años libre, 30 años de encierro. En 1913 fue internada, en 1943 murió, en 1951 se presentó su obra en el Musée Rodin y en 1983 se realiza un primer intento de catalogación completa de su producción. Leí que por fin tiene su museo, así que decidí acordarme, aunque sea solo por un instante, de ella. Hace un año, en la ciudad de Nogent-sur-Seine se inauguró un museo dedicado a un artista que pasó su infancia en esta ciudad al sureste de París: Camille Claudel.

Musée Camille Claudel

Eclipsada por el genio de Rodin en vida -fue su musa, compañera, amante- la llegó a considerar su igual hasta que el escultor concibió que pudiera llegar a ser mejor que él. Muchas de sus obras pueden confundirse. Sobre El beso de Rodin vuela la sombra de Claudel. Pasión, fuego, genio, pero esencialmente mujer Camille se encarna en sus creaciones y pone al desnudo su alma. Su obra describe una pasión desmesurada por el amor y por el arte que nadie pudo apagar. Sus restos nunca fueron encontrados.

Anitzel Díaz