#MujeresenelArte El jardín de la ermitaña


Jardines de Gamberaia, Florencia 
 


Catherine Jeanne Keshko era la esposa del príncipe Ghyka y era rumana. Se convirtió en la princesa Ghyka y compró Gamberaia, aunque su esposo probablemente nunca visitó la villa. A la princesa Ghyka no le gustaban los hombres y vivía con su amante Florence Blood, que ha sido descrita como británica y estadounidense. Florence Blood fue más extrovertida, pero la princesa Ghyka llevó una vida secreta, evitando el contacto con personas que no eran amigos cercanos en la medida de lo posible. Gamberaia atrajo a un grupo de mujeres y autoras inglesas y estadounidenses que podían llevar la vida que deseaban, sin restricciones de las leyes anti-homosexuales que existía en Gran Bretaña en ese momento.




La princesa rumana Jeanne Ghyka, compró Villa Gameraia en 1896, donde vivió con su compañera estadounidense Florence Blood.


Ambas habían estudiado arte en París, y se deben haber sido atraídas a Settignano no solo por los tesoros de las vecinas Galerías florentinas y una comunidad internacional de artistas y letterati, sino por las cualidades misteriosas del jardín y su entorno inspirador, "suspendido", por así decirlo, sobre el valle del Arno.


Durante las más de dos décadas que vivieron en el Gamberaia mejoraron los jardines, "agregando belleza", además cada una de ellas encontró tiempo para su propia pintura y escultura.


Florence Blood, una amiga de Mary y Bernard Berenson, pintaba tan bien, que un coleccionista contemporáneo de Cézanne confundió una de sus copias del maestro con un original.


La princesa Jeanne era tan tímida que solía pasear por la ciudad con un velo oscuro para que la gente no pudiera verla, y de hecho se aventuraba a salir a su jardín por las noches a nadar en esas hermosas piscinas. Entonces, para Jeanne y su compañera, los jardines eran un lugar al que podían retirarse y ser ellas mismas.


Bernard Berenson la comparó con la exótica y "eterna" Ayesha (La hija de la sabiduría) en Rider Haggard’s She (1887). La joven Iris Origo, visitando el Gamberaia con su madre, Lady Sybil Cutting, alrededor de 1911, imaginó ver un velo figura en una ventana superior, y repitió una historia que había escuchado que la princesa salía de la casa solo al amanecer para bañarse en las piscinas o para dar paseos nocturnos. Una reina de las hadas en sus jardines encantados.










Con info de Artists at the Gamberaia

Patricia J. Osmond